Comunicado del 15/10 de los Sirios

Desde hace casi siete meses, el régimen de Bashar al-Asad está utilizando terribles métodos de represión, entre los que se encuentran brutales asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y destrucción de propiedades públicas y privadas, ya sean casas de opositores o lugares de culto como iglesias y mezquitas. De hecho, el ejército y los esbirros del régimen han ocupado una ciudad tras otra, todo ello con el objetivo de silenciar las voces de los pacíficos rebeldes sirios que piden la caída del régimen de Bashar al-Asad y la creación de un Estado de derecho donde imperen las libertades y con organismos independientes.

El régimen sirio se ha servido para reprimir las movilizaciones populares tanto de los servicios de seguridad como de las fuerzas armadas, provistas de armamento ligero y pesado, como tanques, helicópteros y barcos militares. Estos efectivos cometen a diario todo tipo de crímenes de manera implacable y sin ningún atisbo de misericordia contra el pueblo sirio, que, desarmado, grita con todas sus fuerzas en pro de la libertad y la dignidad.

Según los datos, en Siria han caído más de 4.000 víctimas, se ha detenido a más de 22.000 personas, hay más de 7.000 desaparecidos. Amnestía Internacional ha certificado la detención de miles de personas, la muerte de otras 2.200, de las que más de 88 (10 de ellos niños de entre 13 y 18 años) han muerto bajo tortura en las prisiones. Esta misma organización ha certificado también 30 casos de agresión fuera de Siria perpetrados por los representantes del régimen en las embajadas y sus seguidores contra los activistas contrarios al régimen. Así mismo, las familias de los opositores que viven fuera del país han sido objeto de detenciones y agresiones en Siria, un país que, por primera vez en su historia se encuentra con más de 6.000 refugiados en Líbano, 10.000 en Turquía y 7.000 en Jordania.

El silencio de las grandes potencias y su vaguedad en la condena de los actos cometidos por el régimen sirio con medidas ineficaces, como ha sucedido hace poco en el Consejo de Seguridad de la ONU, solo sirven para que el régimen continúe con sus métodos, algo que acabará llevando a Siria y a toda la zona a un estado de total destrucción.

Los países del G-20, por su condición de países de mayor peso político y económico en el mundo, tienen la responsabilidad moral de que la comunidad internacional se haya desentendido de la necesidad de ayudar a los inocentes en Siria. Estos países han de responder ante sus pueblos y ante la moral humana en general tomando las medidas necesarias para proteger al pueblo sirio mediante la toma de una serie de decisiones en esta cumbre que terminen dando lugar a una resolución clara del Consejo de Seguridad de la ONU que condene los crímenes cometidos contra el desarmado pueblo sirio, ponga fin a las violaciones de los derechos humanos en Siria y ponga el expediente sirio en manos de la Corte Penal Internacional para que investigue los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen. En este sentido, pedimos a los países actualmente reunidos lo siguiente:

  1. Que apoyen al pueblo sirio en su movimiento pacífico en pro de la libertad y la democracia.
  2. Que reconozcan al Consejo Nacional Sirio como representante legítimo del pueblo sirio tanto en el interior como en el exterior del país, que lo apoyen para que logre satisfacer las peticiones de la revolución pacífica siria y que se coordinen con él para disponer los mecanismos que garanticen la protección internacional de los civiles sirios y los soldados desertores.
  3. Que creen una comisión internacional que tenga acceso a las ciudades cercadas para certificar los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen y poder ponerlos así en manos de la Corte Penal Internacional para que juzgue a todos los responsables.
  4. Que presionen al régimen sirio para que garantice la entrada de organizaciones humanitarias y supervisores de Naciones Unidas para que puedan entrar en contacto con la población siria allí y valorar la situación humanitaria que ya adolece de falta de medicamentos, además de estar prohibidos tanto la atención médica como el tratamiento de los heridos.
  5. Que los países del G-20 envíen a sus embajadores a las ciudades cercadas o aquellas que son objeto de ataques y, en caso de oponerse a ello el gobierno sirio, que se retire la representación diplomática.
  6. Que exijan la entrada de medios de comunicación árabes e internacionales independientes a todos los rincones del país para que reflejen la realidad sobre el terreno.
  7. Que aporten ayudas, apoyo humanitario y cuidados médicos tanto a los refugiados sirios en Jordania, Turquía y Líbano como a los soldados desertores y sus familias.
  8. Que proporcionen una protección internacional al pueblo sirio sin que esto atente contra la soberanía nacional ni se traduzca en una intervención militar extranjera, que el pueblo sirio no ha pedido.

 Apoyo al Pueblo Sirio y Demonstrations of Syrian Communities

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: