Crónica- 16 de junio, Cumbre de los pueblos frente al G20

Sábado, 16 de junio. Se inaugura en La Paz (Los Cabos) la Cumbre de los Pueblos frente al G20. Todo está preparado para recibir a los mandatarios, ¿cuánto de verdad será que mandan? También llegamos nosotras como parte de la contra-cumbre, invitadas por la Coalición mexicana anti G20, a este lugar hermoso y árido de la península de Baja California Sur, la otra California, la que no es la del norte… El norte, como siempre, tan sobrado de nombre y falto conciencia. Conciencia, ¿será que en alguna de las reuniones y encuentros bilaterales del grupo de los veinte se acordarán de ella? ¿Abrimos una porra? Mejor que no.

Aterrizamos en el pequeño aeropuerto, de éstos que te bajas y puedes ir andando hasta la terminal. Hace mucho calor. En la pista, un enorme avión del ejército norteamericano US-Air Force. Todo está preparado. Hay varios militares en el control de entrada. Bastantes más de los habituales, nos comentan. Previsible. Será que hay que cubrir bien las espaldas de los ‘capos’ políticos y financieros; para protegernos a nosotros no están, eso es seguro. De ahí que cuando una compañera de El Salvador pase por estos controles, vuelvan a detenerla y a registrarla y a preguntarle una y otra vez los motivos de su viaje. Ya lo hicieron a la salida del aeropuerto del DF. La retuvieron. La registraron. Perdió el vuelo y nadie avisó al resto de sus compañeras de trayecto que durante horas no supieron nada de ella por mucho que preguntaron. Cuando Karen, que así se llama esta digna mujer salvadoreña, llegue, varias horas después, al hotel en el que estamos hospedadas y de una rueda de prensa, no podrá contener las lágrimas. La asustaron, la intimidaron, le hicieron sentirse sola e indefensa a merced de unas decisiones arbitrarias que nadie entiende y de las que nadie dará razones. ¿Para qué? La dignidad de una activista centroamericana no las merece, los ‘dignatarios’ del G20… ese ya es otro cantar.

Pero, avancemos que aún nos queda por narrar. Pasadas las 17:00 de la tarde, se inaugura en una pequeña plaza al aire libre, ¡cómo nos gusta a nosotras la calle!, la ya citada Cumbre de los Pueblos. En la mesa de la presentación participan integrantes de diferentes colectivos y movimientos sociales de todo el mundo que se han llegado hasta aquí para decir no al G20 y a sus políticas neoliberales, devoradoras de recursos y personas. Nuestro mundo no está venta, repetimos. Un compañero llegado de Singapur recuerda a quienes mueren de hambre cada segundo en el mundo, y a las mujeres que cada minuto mueren por culpa de la violencia. De ellos no hablarán los del G20, tienen que dedicar todo su tiempo a la crisis financiera y a los problemas de una Europa, la de la Unión Europea, que ya no sabe quién es si es que alguna vez lo supo. España también está en esa mesa a pie de calle, bajo un sol de justicia, la única que habrá por estos lares. Y España será protagonista de la Cumbre oficial. El rescate. Ya sabéis. La austeridad. ¡Qué bien que hablen de una aunque sea mal! Es ironía porque aquí andamos sobrados de ella. Un ejemplo: el verde, que le llaman los del G20 y a la ONU a una política que es todo menos respetuosa con el planeta, sus recursos, nuestro medio ambiente; pero le llaman verde y sostenible, conceptos que venden muy bien.

Tras la inauguración los primeros paneles se dedican a denunciar la minería tóxica que ocupa ya más del 28% del territorio mexicano y la especulación urbanística con sus macro hoteles y sus campos de golf. ¡Cuánto nos suena!

Hoy es la marcha. Un compañero ‘muralista’ nos hará una pancarta. Aún estamos pensando el dibujo y la leyenda. Susana dará un taller de comunicación. ¡Cuánto partido podemos sacar a las redes sociales si sabemos usarlas!

Estamos aquí. Estamos en marcha. Seguimos trabajando. Seguimos luchando. Seguimos resistiendo. Seremos la voz de tantos que no están invitados pero, sin olvidarnos de ninguno de ellos, hoy tenemos que cerrar esta crónica con una mención especial al pueblo griego. Os tenemos presentes. Syntagma también está en la Paz. No os dejéis intimidar, compañeras. Como hizo nuestra amiga Karen ante los aires matones mantened la fortaleza y la dignidad. Lloramos pero son las lágrimas del resistente. Y brindamos también porque no van a quitarnos ni la voz, ni la alegría. A su ritmo cantaremos y bailaremos en unas horas en esa Marcha contra cumbre en la Baja California. La Sur. La nuestra.

One Trackback to “Crónica- 16 de junio, Cumbre de los pueblos frente al G20”

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: