Llegada a Varsovia: Praga, el lado salvaje – Warszawa (M team) #OnTheRoad [23-27/06/2013]

"Casco antiguo" reconstruido en Varsovia

“Casco antiguo” reconstruido en Varsovia

“Una ciudad de juguete” me dijo alguien. Durante la segunda guerra mundial la ciudad más grande de Polonia quedó casi reducida a cero tras varios alzamientos de los habitantes contra los nazis. Al tomar la ciudad, los comunistas se pusieron de inmediato a reconstruirla (ni siquiera sacaron los cadáveres del suelo en el barrio judío). Ahora sigue habiendo casas clásicas, algunas originales de antes de la guerra, pero la mayoría son un intento de reconstrucción de lo que había antes con una apariencia artificial y forzada que dan ese aspecto “de juguete”. Al mismo tiempo hay rascacielos modernos que destacan sobre el resto de construcciones para recordarnos que el capital es quien manda ahora.

Edificios pre-guerra en Varsovia

Edificios pre-guerra en Varsovia

No obstante, queda un reducto al otro lado del río, en el que los comunistas se atrincheraron durante la masacre de los nazis; el barrio de Praga. Este barrio sigue siendo, en algunas partes, fiel a la Varsovia original de antes de la guerra, construcciones incluso de finales del siglo 19. Los rusos pensaron en derribar algunos edificios viejos y construir nuevos y, para ello, arrancaron las fachadas esperando que el frío y la nieve hicieran el resto durante el invierno. Para bien o para mal, los edificios ni se inmutaron. Y así se han quedado, a ladrillo descubierto.

Inmuebles sin fachada en Praga

Inmuebles sin fachada en Praga

El “lado izquierdo” del río, que viene a ser la ribera del este, sigue siendo “salvaje”. Allí se encuentra una playa, ahora mismo oculta por la riada, y un área natural por la que se puede pasear o ir a hacer una barbacoa. Contrasta con el lado derecho, ya urbanizado, pero respetando los parques en la ribera en su mayor parte.

Contraste de riberas en Varsovia

Contraste de riberas en Varsovia

Praga es considerado una zona marginal, allí está, supuestamente, la gente a la que la sociedad rechaza, generalmente por su incapacidad económica, como los estudiantes. Corren leyendas urbanas de violencia extrema y problemas en esta zona de la ciudad. Sin embargo algunos habitantes se sienten beneficiados de ello para mantener a raya a los especuladores del ladrillo que encarecerían sus alquileres y, en consecuencia, los echarían de su casa.

Antiguo palacio de un propietario en Praga

Antiguo palacio de un propietario en Praga

Klub Hydrozagadka

Klub Hydrozagadka

Nada más lejos de la realidad, es un área tranquila donde muchas familias se acercan a dar paseos por el parque o visitar el zoo. La zona funciona como una comunidad, para vivir allí no vale solo con pagar el alquiler, tienes que ser aceptado por la comunidad de alrededor. Y esto es independiente de tu nivel de ingresos, ideología, etc.

Al principio llegaron artistas que alquilaban espacios baratos, no fueron aceptados en un primer momento, pero luego se suavizó la cosa. Más tarde aparecieron algunos bares que hacían a su vez de centro cultural, social y biblioteca. También lugares de conciertos como el reconocido Klub Hydrozagadka. Así el barrio se ha llenado de actividad y de vida en los últimos años,

A pesar de todo, este barrio es ahora objeto de gentrificación. Ya hace tiempo se empezaron a derribar edificios históricos, considerados herencia, para hacer viviendas nuevas. No obstante los inversores siguen sin tener mucho interés. El golpe llega con la construcción de la polémica segunda línea de Metro. Entre varias controversias, destaca la del lago subterráneo sobre el que reposa la ciudad, un gran impedimento con el que “nadie contaba” y que provocó retraso y modificaciones en la construcción. Pero ya se sabe lo que pasa cuando el dinero fluye desde la UE.

Histórica fábrica de Wodka en proceso de desaparecer

Histórica fábrica de Wodka en proceso de desaparecer

Llama la atención también que los trabajadores del metro, de origen asiático, viven en contenedores de transporte apilados junto a la zona de obras. Uno de los locales dice que nunca se les ha visto fuera del recinto vallado y se sospecha que estén trabajando de forma ilegal en unas condiciones que rozan la esclavitud.

"Casas" de trabajadores orientales

“Casas” de trabajadores orientales

La gente comenta que la llegada del metro a Praga hará realidad los sueños de los inversores. Esto está por comprobar, pero lo que ya es palpable son los ánimos. Varios de los locales que albergan interesantes proyectos culturales, artísticos y sociales cierran semana tras semana. La gente ya no va a Praga porque está en obras, se siente cerrado. Me dijo un residente que con esta falta de actividad “huele a decadencia”.

Durante esta parte de mi estancia vi como Horta do Monte, un increíble proyecto en el que pude apenas participar en Lisboa, había sido destruido por policías y excavadoras esa misma mañana, como resultado hubo un herido y dos detenciones. Además seguí como pude los recientes movimientos en Brasil y Turquía.

Street art en Varsovia

Street art en Varsovia

Tags:

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: